Junto al intendente de Godoy Cruz, los voluntarios legislativos distinguieron a la Marcha Sinfónica de Niños por el Clima

En el marco del evento internacional, CoP25, la Provincia de Mendoza fue escenario de uno de los eventos más importantes de niños, niñas y adolescentes que actúan contra el cambio climático. La Municipalidad de Godoy Cruz, en representación de la Red Argentina de Municipios Contra el Cambio Climático, junto a voluntarios legislativos acompañaron la actividad.

Un evento 360º.

Más de 5.000 niños artistas, provenientes de 30 países, conmovieron al Aconcagua Arena en el marco de la Marcha Sinfónica de los Niños y Jóvenes por el clima, mega evento musical que se realiza habitualmente como evento conjunto a la cumbre mundial por el cambio climático de la ONU, la COP25, que este año tenía sede en Santiago de Chile, y debió reprogramarse su escenario y fue propuesta Mendoza. 

El intendente municipal, Tadeo García Zalazar, hizo entrega de un reconocimiento en nombre de la Red Argentina de Municipios Contra el Cambio Climático a Andrea Merenzon de FUNDECUA, quien lidera la marcha sinfónica por el mundo.

El intendente municipal, Tadeo García Zalazar, junto a Andrea Merenzon de FUNDECUA, voluntarios legislativos y los artistas.

De la entrega participaron integrantes del Voluntariado Legislativo, quienes han impulsado algunas políticas pública para el desarrollo sostenible en Godoy Cruz. Entre los equipos legislativos presenten se encuentran Sofía Gil y Romina Volpe autoras de la Ordenanza Nº 6721 sobre ecoladrillos; Mauricio Rosales del proyecto de Ordenanza sobre gestión de “aguas grises”; Valeria Flores y Estrella Fernández sobre la Ordenanza Nº 6853 sobre desperdicios de alimentos; Vanesa Robles y Alejandra Giempetri del proyecto de Ordenanza para la gestión de residuos textiles. También acompañaron los coordinadores del voluntariado, Leandro Fruitos, Mercedes Ordoñez y Agustín Boato.

Un show impactante

Durante cerca de dos horas los jóvenes músicos de las orquestas presentes en simultáneo, más aquellos que se sumaron en una proyección y participaron de manera virtual junto a niños, niñas y jóvenes coreutas mendocinos convocados por Adicora filial Mendoza. Ellos interpretaron unas veinticinco obras entre las que se destacaron que canten las y los infantes, de José Luis Perales; Manhanga, música típica de Zimbabwe; Oh fortuna, de Carmina Burana (Carl Off); y la Oda a la alegría -Novena sinfonía de Beethoven-.

En la apertura del espectáculo, desfilaron niños y niñas portando las banderas de los más de 30 países participantes.

El inicio de la presentación fue una puesta impactante, con un escenario de 360 grados, sumados a un mapping y proyecciones sobre una bola gigantesca suspendida en el aire, la noche comenzó con los niños y jóvenes de las diferentes orquestas en escena, dispuestas hacia cada uno de los frentes del estadio, interpretando Así habló Zaratustra, de Richard Strauss.

Verónica Cangemi deslumbró con su interpretación de O mio babbino caro.

Con los primeros acordes de La Conquista del Paraíso, de Vangelis, se abrieron las puertas y comenzó la marcha de cientos de niños y jóvenes con banderas de todo el mundo que giraron alrededor de la arena del estadio. A continuación la soprano mendocina, ganadora del Premio Konex de Platino, Verónica Cangemi interpretó el aria O mío babbino caro, de Gianni Schicci.

El impactante espectáculo tuvo también momentos dedicadas a la danza con la actuación de las jóvenes bailarinas Morena Taboada y Fátima Mignorance, que bailaron Zamba y gato, y a continuación el ballet folklórico Raíces Huarpes danzaron la Chacarera del violín.

Promediando la noche la Camerata R40 integrada por jóvenes músicos
de diferentes provincias subió al escenario para interpretar en círculo el cuarto movimiento de la Serenata, de Tchaikovski, y Libertango, de Astor Piazzolla.

La cantante peruana engalanó el evento y cantó Abraza la vida.

Luego llegó el momento en el que la cantautora peruana Julie Freundt interpretó Abraza la vida. El público acompañó su mensaje encendiendo las linternas de sus celulares.

El cierre comenzó con la orquesta interpretando Nothing at all, junto a Maxi Trusso en pantalla, le siguió Pa’ bailar, de Bajofondo, y para finalizar, el emblemático Bella Ciao.

Para cerrar una noche vibrante de emociones, todos los niños y jóvenes de las orquestas y coros participantes junto a los maestros y directores, producción y técnicos, volvieron a marchar a modo de despedida.

Dirigieron a las orquestas los maestros: Norberto García, Gerardo Gautin, Sergio Jurado, Lila Arroyo Torres, Eric Dufay, Hildemaro José Villarreal Lugo y Andrea Merenzon, productora y directora general del megaevento.