Voluntariado social, el lazo que nos une

Una nueva pandemia desafía al mundo haciendo que miles de personas se movilicen para ayudar a los más vulnerables. La empatía, la solidaridad y la búsqueda del bien común son los ingredientes claves para superar al coronavirus COVID-19.

Organizaciones internacionales, como así también gobiernos nacionales y subnacionales están aunando fuerzas, mediante acciones coordinadas, para que los servicios esenciales se brinden de manera oportuna, en cantidad y calidad.

Los servicios asistenciales, públicos y privados, hoy están exigidos al máximo. Más ante un escenario en donde el aislamiento social, preventivo y obligatorio parece ser la única “vacuna” efectiva contra un enemigo invisible tal como el coronavirus COVID-19.

Es momento de ser parte de la solución. Debemos interpelarnos y poner a disposición de la comunidad aquellos saberes, servicios y productos que son de utilidad para el fortalecimiento de las estructuras cívicas que dan respuesta a la pandemia. Los gobiernos locales están apelando al voluntariado social.

Voluntarios y voluntarias de la Cruz Roja prestando servicio en Chaco

Los voluntarios están en el frente de todo conflicto importante, catástrofe natural o crisis grave. De forma menos visible, todos los días y en todas partes, todo tipo de gente trabaja como voluntaria para afrontar tensiones que ponen a prueba su resiliencia, tales como una educación deficiente, mala salud y pobreza. En muchas comunidades, especialmente las que carecen de apoyo público y redes de seguridad, el servicio voluntario surge como estrategia de supervivencia fundamental, ya que favorece estrategias colectivas para gestionar el riesgo.

Informe sobre el estado del voluntariado en el mundo (2018)

En Argentina, desde el año a 2003, la Ley Nacional Nº 25.855 regula la forma de ejercer el voluntariado. Las organizaciones y las personas individuales interesadas en ejercer el voluntariado social, deben cumplimentar con los presupuestos mínimos que establece la normativa. Aún en momentos de crisis, hay derechos y obligaciones que debemos conocer y respetar para que nuestra organización social sea sostenible.

Tenes derecho a:

Recibir información sobre objetivos y actividades de la organización.

Recibir capacitación para el cumplimiento de su actividad.

Ser registrados en oportunidad de alta y baja de la organización.

Disponer de una identificación que acredite su condición de voluntario.

Obtener reembolsos de gastos ocasionados en el desempeño de la actividad, cuando la organización lo establezca de manera previa y en forma expresa.

Que la actividad prestada como voluntario se considere como antecedente para cubrir vacantes en el Estado Nacional.

Tenes la obligación de:

Obrar con su debida diligencia en el desarrollo de sus actividades, aceptando los fines y objetivos de la organización.

Respetar los derechos de los beneficiarios de los programas en que se desarrollan sus actividades.

Guardar la debida confidencialidad de la información recibida en el curso de las actividades realizadas, cuando la difusión lesione derechos personales.

Participar en la capacidad que realice la organización, con el objeto de mejorar la calidad en el desempeño de las actividades.

Abstenerse de recibir cualquier tipo de contraprestación económica por parte de los beneficiarios de sus actividades.

Utilizar adecuadamente la acreditación y distintivos de la organización.

¿Cómo hacer valer mis derechos y obligaciones?

Las instituciones que gestionan voluntariados sociales deben establecer un acuerdo legal con la persona voluntaria. A continuación puedes descargar un modelo:

¿Cómo gestionar un voluntariado social?

Te compartimos el manual de la Dirección Nacional de Relaciones con la Comunidad sobre voluntariado social. En el mismo podrás encontrar herramientas teóricas y prácticas para gestionar un voluntariado social.

Algunas convocatorias oficiales a voluntariados